De Beren & Lúthien.

«Entre las historias de dolor y de ruina que nos llegaron de la oscuridad de aquel entonces, hay sin embargo algunas en las que en medio del llanto resplandece la alegría, y a la sombra de la muerte hay una luz que resiste. Y de estas historias la más hermosa a los oídos de los Elfos es la de Beren y Lúthien. De sus vidas se hizo la Balada de Leithian, La Liberación del Cautiverio, que es la más extensa, salvo una de las canciones dedicadas al mundo antiguo; pero aquí se cuenta la historia con menos palabras y sin canto.»

Así comienza una de mis historias favoritas dentro de El Silmarillión por J.R.R Tolkien.
Éste es un libro algo peculiar, narra la historia de la Primera Edad del Mundo. El universo de Tolkien. Es un libro editado y publicado por Christopher Tolkien una vez muerto su padre. Si bien se dice que no tiene la misma “esencia” que los libros totalmente… “dirigidos” por el mismísimo John Ronald, yo creo que sigue teniendo magia; además, la mayoría de los escritos son suyos, su hijo lo que hizo fue acomodarlos y darles formas de algo publicable.

Aquí un resumen, no tan resumen:

Sin ir más lejos, Beren erraba Dorthonion (es una región de altas tierras boscosas cubiertas de pinos) tras la muerte de su padre, pero esas tierras se llenaron de maldad por obra de Morgoth, y todas las criaturas limpias las evitaron, y Beren se vio obligado a huir de allí también.

Se dice en la Balada de Leithian que Beren llegó tambaleándose a Doriath, con cabeza cana y como agobiado por muchos años de pesadumbre, tanto había sido el tormento del camino. Pero errando en el verano por los bosques de Neldoreth, se encontró con Lúthien, hija de Thingol y Melian, a la hora del atarceder, al elevarse la Luna, mientras ella bailaba sobre las hierbas inmarcesibles del claro umbroso junto al Esgalduin. Entonces todo recuerdo de su pasado dolor lo abandonó, y cayó en un encantamiento; porque Lúthien era la más hermosa de todos los Hijos de Ilúvatar. Llevaba un vestido azul como el cielo sin nubes, pero sus ojos eran grises como la noche iluminada cíe estrellas; estaba el manto bordado con flores de oro, pero sus cabellos eran oscuros como las sombras del crepúsculo. Como la luz sobre las hojas de los árboles, como la voz de las aguas claras, como las estrellas sobre la nieblas del mundo, así eran la gloria y la belleza de Lúthien; y tenía en la cara una luz resplandeciente.

.tumblr_n579w0rMAn1tyaohpo1_500

A verla quedó prendado de ella y la llamó Tinúviel, que quiere decir ruiseñor. Cuando Lúthien vió a Beren se enamoró de él y anduvieron solos por los bosques y fueron felices. Pero Daeron el bardo de Thingol los vió y como él también amaba a Lúthien, denunció sus encuentos con Beren ante el rey.
Thingol se opuso desde el principio a la relación de su hija con un hombre mortal y le dio a Beren una tarea imposible para poder merecer a su hija y casarse: tomar uno de los Silmaril engarzados en la corona de hierro de Morgoth en Angband y traérselo en la mano. Beren aceptó el desafío y, tras despedirse de Lúthien,  emprendió el camino a la fortaleza de Angband, donde fue apresado.
Luthien estaba siendo muy vigilada por su padre, cosiguio escaparse. Tras su huida se encuentra con Huan, un enorme sabueso, y con Celegorm y Curufin, elfos de Noldor. Celegorm se enamoro de ella, y se la llevo consigo donde de nuevo se encontró prisionera. Huan la ayudó a escapar y juntos fueron a la fortaleza en Angband.
Al llegar a la fortaleza, juntos liberaron a Beren y anduvieron vagando por los bosques, pero Beren aún quería cumplir su misión, así que mientras Luthien dormía él se encamino de nuevo hacia donde se encontraba Morgoth. Al despertar Luthien, lo siguió tras sus huellas y lo encontró.
Juntos llegaron a la fortaleza y Luthien lanzó un hechizo con el que logró dormir a lobo Carcharoth,  y ambos entraron en el salón del trono del Señor Oscuro. Cuando fueron descubiertos, ella comenzó a cantar y así durmió a todos, incluyendo finalmente a Morgoth. Entonces despertó a Beren y con el cuchillo Angrist extrajo uno de los Silmarils de la Corona de Hierro, consiguiendo así lograr la hazaña jamás realizada.

tumblr_mvifbtmIeT1rhhujho1_500
Pero entonces la codicia pudo con Beren, quien intentó al final extraer los tres Silmarils engarzados en la Corona. El cuchillo se rompió e hirió a Melkor en la mejilla, despertándolo. Así fue que Beren y Lúthien comenzaron su huída. Pero Carcharoth también había despertado, y Beren se enfrentó a éste con el Silmaril en la mano. Entonces, Carcharoth mordió la mano de Beren, tragándose mano y Silmaril, que hizo arder las entrañas del Lobo, volviéndolo loco. Y Carcharoth huyó matando a toda criatura viviente.
Lúthien y Beren fueron rescatados por las Grandes Águilas lideradas por Thorondor, y llevados de vuelta a Doriath, y allí, Beren habló ante Thingol, y le dijo que, tal y como había prometido, en su mano derecha estaba ahora uno de los Silmarils. Thingol escuchó su historia y comprendió que el amor de Beren y Lúthien no tenía límites, decidiendo conceder finalmente la mano de su hija a Beren.
Pero llegaron entonces noticias de que Carcharoth, el Lobo, había entrado en Doriath, y que destruía todo cuanto se encontraba a su paso. Thingol, Beren y Huan, junto a Beleg Arcofirme y Mablung, partieron entonces para detener a la bestia. Y fue en un valle oscuro donde Carcharoth atacó a Thingol, pero Beren logró interponerse, y resultó herido mortalmente. Pero entonces llegó Huan, y se enfrentó al Lobo. Jamás desde entonces ha habido una lucha semejante entre Perro y Lobo.
tumblr_mk6w40eAE81s3bdn5o7_r1_500

Finalmente, Huan derrotó a Carcharoth, pero a cambio de su propia vida. Entonces Mablung abrió el vientre de Carcharoth y rescató el Silmaril, que puso en la mano de Beren; y Beren se reanimó con el contacto del Silmaril, y lo sostuvo en alto, y le pidió a Thingol que lo recibiera. —Ahora mi misión está cumplida —dijo—, y mi destino ha sido forjado.— Y ya no habló nada más.
Lo llevaron de vuelta a Menegroth, y Luthien le dijo que lo esperara en la orilla del Mar Occidental.
Pero el espíritu de Beren, a requerimiento de Lúthien, se demoró en las Estancias de Mandos, resistiéndose a abandonar el mundo mientras ella no fuera a decir un último adiós a las lóbregas costas del Mar Exterior, en el que se internan los Hombres que mueren para no volver nunca más.
Y aquella misma primavera, el espíritu de Lúthien abandonó su cuerpo, y viajó a las Estancias de Mandos. Lúthien cantó ante el Vala la más emotiva y triste canción, y cuando ella se arrodilló a los pies de Mandos, sus lágrimas cayeron como la lluvia sobre la piedra, y Mandos se conmovió, él que nunca así se conmoviera antes, y que nunca así se conmovió después, y le hizo a Lúthien la siguiente oferta: A causa de sus fatigas y dolores, podría abandonar las Estancias de Mandos, e ir a Valinor y morar allí hasta el fin de los días aunque allí no la seguiría Beren porque no le estaba permitido evitarle la Muerte a los hombres mortales. Pero la otra elección era regresar a la Tierra Media y llevar consigo a Beren para morar allí otra vez, mas sin ninguna seguridad de vida o de alegría. Ella se volvería entonces mortal, y ambos estarían sometidos a una segunda muerte; y antes de no mucho abandonarían el mundo para siempre, y su belleza no sería más que un recuerdo en el canto.
Este destino eligió Lúthien, abandonando el Reino Bendecido, y olvidando todo parentesco con los que allí moran; así, cualquiera fuera el dolor que tuvieran por delante, el hado de Beren y Lúthien sería siempre el mismo, y los dos senderos irían juntos más allá de los confines del mundo. Así fue que sólo ella entre todos los Eldalië murió realmente, y dejó el mundo mucho tiempo atrás.
Se dice que Beren y Lúthien volvieron a las tierras septentrionales de la Tierra Media y moraron allí juntos por un tiempo, como hombre y mujer, y adoptaron nuevamente la forma mortal que habían tenido en Doriath. Quienes los vieron sintieron a la vez alegría y miedo; y Lúthien fue a Menegroth y curó el invierno de Thingol tocándolo con la mano. Pero Melian le miró los ojos y leyó el destino que tenía allí escrito; porque sabía que una separación más allá del fin del mundo se interponía entre ellas, y no hubo dolor de pérdida más hondo que el dolor de Melian la Maia en aquel momento. Entonces Beren y Lúthien se marcharon solos sin temor a pasar hambre o sed; y fueron más allá del Río Gelion a Ossiriand, y vivieron allí en Tol Galen, la isla verde, en medio del Adurant, hasta que no hubo más noticias acerca de ellos. Los Eldar llamaron luego a ese país Dor Firn-i-Guinar, la Tierra de los Muertos que Viven; y allí nació Dior Aranel el Hermoso, que fue luego conocido como Dior Eluchíl, el Heredero de Thingol. Ningún Hombre mortal volvió a hablar con Beren hijo de Barahir; y nadie vio a Beren o a Lúthien abandonar el mundo, ni supo dónde reposaron por última vez.

tumblr_mxzci7QUjL1svd8ceo1_500

 

 

Y eso, cada vez que leo esta historia me enamora más. Incluso en resumen es muy linda.
Espero que les guste y dejen comentarios :) (los comentarios se hacen dando clic en el circulito con el + del lado derecho abajo de la entrada.)
En la siguiente entrada voy a seguir hablando sobre Beren y Luthien, pero de otra manera.

Anuncios

Dejame tu opinión acerca del post :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s